10 Infracciones típicas del verano por las que te pueden multar

La emoción del verano y las vacaciones a veces hace que nos despistemos un poco al volante y acabemos incumpliendo alguna normativa de tráfico que puede suponer una multa y un riesgo para nuestra salud.

Por eso, Talleres Dupesan te trae algunas de las infracciones más típicas que se comenten en verano para que no te olvides de cumplir la normativa y evites sustos innecesarios.

multa

Las 10 infracciones más comunes del verano

 

1. Conducir en chanclas o descalzo

Esta práctica puede interferir en la conducción al limitar la libertad de movimientos, poniendo en peligro su seguridad y la de los demás. Por eso, si un policía considera que puede suponer un riesgo, puede sancionarte con una multa de entre 80 y 200€.

Lo más recomendable es llevar en el coche un calzado adecuado para conducir y dejar las chanclas para cuando bajes del vehículo.

 

2. Conducir sin camiseta

Es una situación similar a la anterior. Aunque puedas conducir más fresco sin camiseta o en ropa de baño, eso puede entorpecer tu conducción, ya que puedes no adoptar la posición óptima debido al roce del cinturón con tu piel, por ejemplo.

Es mejor no jugársela, pues la multa puede llegar a los 200€ como en el caso anterior si un policía así lo considera.

 

3. Conducir con un codo apoyado en la ventanilla

Puede parecer muy cómodo, pero esta postura hace que sueltes una mano del volante y eso puede ser un riesgo en la carretera. Estamos acostumbrados a ver conductores así en la carretera, pero eso no significa que sea lo correcto. Mejor no te la juegues y mantén tus dos manos sujetas al volante.

 

4. Beber o comer mientras conduces

Es importante conducir en buenas condiciones y estar hidratado, sobre todo. Pero el mejor momento para beber agua, no es mientras conduces. Si tienes la necesidad de alimentarte o beber algo para refrescarte, mejor para en una estación de servicio un rato y luego vuelve a ponerte al frente del volante.

Puede suponerte una multa de 100€ y una importante distracción.

 

5. Arrojar objetos por las ventanillas

A parte de poco ecológico, eso supone un peligro por muchos motivos. Si lanzamos colillas encendidas, podemos provocar un incendio. También podemos provocar un accidente si el objeto cae en el parabrisas de otro conductor, entorpeciendo su visibilidad. También puede desviar la trayectoria de otro vehículo si entra en contacto con sus ruedas.

No existe ninguna razón para realizar esta práctica. Mejor deja el objeto en el interior de vehículo y cuando puedas parar, tíralo a una papelera. No solo te ahorrarás un posible accidente, también una multa de 200€ y 4 puntos del carnet.

 

6. Que el copiloto apoye los pies en el salpicadero

Llevas tanto tiempo en el coche que ya te sientes como en casa. Como eres el copiloto, puedes descalzarte y decides poner los pies en el salpicadera, que ya estás cansado de llevar tantas horas la misma postura. Lo que no sabes, es que si en ese momento tu vehículo sufre una colisión, es muy probable que el golpe sea mortal en esta postura.

El Código de Circulación quiere evitar este posible riesgo sancionándolo con multas de 100€.

 

7. Manipular el teléfono móvil mientras conduces

Si necesitas poner el GPS, hazlo antes de salir de casa. Si tienes que contactar con otra persona de forma urgente, mejor que le dejes el teléfono a otro ocupante del coche o que pares en un lugar seguro. Porque aunque no te lo creas, utilizar el teléfono móvil mientras conduces, aunque solo sea por un segundo, supone una gran distracción que puede costar tu vida y la de los demás. Menos importante son los 200€ y los puntos de carnet que te pueden retirar.

 

8. Llevar la matrícula sucia

Puede que esto no lo sepas. Pero la Ley de Seguridad Vial sanciona con 200€ que no se vea la matrícula de tu coche. Por eso, si circulas por zonas con arena donde el polvo pueda ensuciar demasiado el coche, comprueba que tu matrícula es aprecia sin problema y no corras el riesgo.

 

9. Aparcar en zona prohibida o protegida

La geografía española está llena de rincones maravillosos. Nos encanta visitarlo todo, pero sin tener que caminar mucho desde nuestro coche. El problema es que no siempre se puede aparcar en donde queremos y es mejor que mires bien dónde dejas el coche. A veces porque no está habilitado una zona de estacionamiento y otras porque es un ecosistema protegido y podemos ponerlo en peligro.

 

10. Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas

En verano tenemos más tiempo libre, las sobremesas se alargan, las cervezas fresquitas entran muy bien, las noches de fiestas por los pueblos nos encantan… No hay problema en relajarse y disfrutar un poco, pero el alcohol y el coche a la vez están totalmente prohibidos.

Aunque pienses que puedes conducir, si has ingerido este tipo de sustancias (aunque sea en pequeñas cantidades) tu habilidad en la conducción y tus reflejos se reducen de forma muy significativa y pones en riesgo tu vida y la de los demás. Tolerancia cero en estos casos. Si vas a beber, mejor deja el coche en casa y busca otra forma de transporte que no suponga un riesgo para nadie.

 

Es verano, no queremos que acabe mal la fiesta, ¿verdad? Mejor respetar todas las normas de circulación y disfrutar de un verano seguro y divertido para todos. ¡Hasta el próximo post!

El propósito de una norma puede ser recordarnos lo que hay detrás de ella.

Edward De Bono

Comments for this post are closed.