Carrocería: cómo mantener tu coche como nuevo

La carrocería de un coche es importante en cuanto a que es la parte superficial que más se ve. Podemos tener un coche con un motor y unas piezas internas en perfecto estado, pero si la carrocería está dañada, sucia y anticuada, parecerá que tenemos un vehículo antiguo y mal cuidado.

Cuando la carrocería está dañada por un siniestro o por causas como el paso de los años o el daño del sol, lo mejor es llevar nuestro vehículo a un Taller de Carrocería profesional donde puedan dejar nuestro coche como nuevo.

Pero nosotros también podemos tratar de cuidar la carrocería de nuestro coche limpiándolo periódicamente de la mejor manera posible para no dañar la pintura, así como conduciendo con cuidado para evitar roces y descorches.

Carrocería

Consejos para lavar nuestro coche y mantener la carrocería en perfecto estado

El lavado del coche debe formar parte de las tareas de mantenimiento del mismo. Es importante, no solo para mantener una imagen cuidada del coche, sino también por seguridad.

Debemos lavar frecuentemente nuestro vehículo para evitar que daños externos como excrementos de pájaros u otras suciedades que se depositen en la pintura la dañen. También para mantener una correcta visibilidad en todo momento a través de los espejos y parabrisas del coche.

Puedes realizar un lavado a máquina pasando tu vehículo por los túneles de lavado, que es las opción más rápida, pero también la más dañina para la pintura del vehículo debido a las fibras de los vehículos y al arrastre de la suciedad. Sin embargo, para el lavado inferir del vehículo es la mejor opción.

O puedes realizar un lavado a mano, que es más caro (a menos que lo realices tú mismo) pero mejor opción. Para un lavado óptimo, lo ideal es utilizar jabón, esponja, bayetas y agua a presión.

El jabón utilizado debe ser uno específico para el lavado de la carrocería con un PH adecuado y es fundamental aclararlo bien siempre. No te olvides de lavar las ruedas y las llantas, que también almacenan suciedad.

Debemos evitar utilizar agua caliente que pueda dañar nuestra pintura. Mejor a temperatura ambiente o templada.

Una vez lavado y aclarado el coche, es recomendable secar el agua con una gamuza para evitar las manchas de sales que se pueden quedar si simplemente se evapora el agua. Lo ideal es que el aclarado final del vehículo se realiza con agua desmineralizada para evitar estas manchas.

Si el vehículo lo utilizas en zonas con abundante barro o sal, es importante lavar el coche con mayor frecuencia.

Como ya os hemos comentado, lavar el coche a menudo es bueno para evitar la corrosión de la pintura, pero si acabas de pintar tu coche, mejor espera unos días a que se seque bien la pintura antes de lavarlo.

 

Con estos consejos seguro que tu vehículo parecerá recién sacado del concesionario 😉 Nos vemos en el próximo post para más consejos sobre tu vehículo.

 

“El fracaso es la oportunidad de comenzar de nuevo con más inteligencia.”

Henry Ford

 

 

 

Comments for this post are closed.