Cómo detectar una avería en la caja de cambios automática

Las cajas de cambios automáticas son una realidad en nuestros vehículos desde hace ya unos cuantos años. Facilitan la conducción , sobre todo en las ciudades, y, en muchas ocasiones, cuida la salud de nuestro coche ya que optimiza los puntos de cambios y las revoluciones, entre otras. Pero, ¿sabrías cómo detectar una avería en la caja de cambios automática?
Cada vez más, los coches incluyen más electrónica y nos avisan de cualquier fallo que se produce en nuestro coche, pero es conveniente estar familiarizados con los posible fallos que pueden producirse en nuestro vehículo. Así, en nuestro blog de hoy os contamos como detectar una avería en la caja de cambios automática.

cómo detectar una avería en la caja de cambios automática

El embrague patina

Este es el fallo más claro de que nuestra caja de cambios automática tiene un problema. La forma de detectarla es muy sencilla: El coche se revoluciona más de la cuenta y la caja de cambios no realiza los cambios de la misma forma sutil y suave que lo hace habitualmente.

 

Mala gestión electrónica.

 Se puede deber a errores en la medición de los sensores o fallos en el módulo electrohidráulico que controla la apertura de válvulas. Si sucede esto nuestra caja de cambios entrará en fase de emergencia y deberemos acudir a nuestro taller de confianza a reparar el vehículo.

 

Mal nivel de aceite en el interior de la caja de cambios

Otro problema habitual es que el nivel de aceite que tiene dentro de la caja de cambios no esté dentro de los límites correctos. Este nivel puede dar problemas tanto si es inferior como si es superior. El desencadenante y la forma de detectarlo, igual que la anterior, cambios imprecisos, lentos o erráticos. También se puede detectar al acelerar, ya que se pueden producir vibraciones en el vehículo al no tener la presión hidráulica adecuada. ¿A qué se deben estos fallos? Pues muy sencillo. Si la bomba de aceite envía mucho o poco aceite, esto se traduce en una presión hidráulica inadecuada.

 

La mecatrónica.

Otro problema relacionado con el anterior es el contar con un fallo en la mecatrónica o caja de válvulas. Esta caja es la encargada de distribuir el aceite por todo el mecanismo y que esto se convierta en lo que será después el cambio de marchas. En función de la gravedad, este fallo implicará que nos quedemos sin alguna de las marchas o incluso que nuestro coche no pueda cambiar de marcha, ya que haya perdido todas. Es sin duda uno de los fallos más graves que pueden producirse, ya que en el resto, aun con fallos, podremos seguir cambiando de marcha.

 

 Rotura del Tambor donde se alojan los discos

Si se produce este fallo en nuestra caja de cambios automática percibiremos que el cambio da tirones, que no nos permita cambiar la marcha e incluso, cuando la temperatura del ATV sube más de los límites marcados por el fabricante, entrar la caja de cambios en fase de emergencia.

 

Como verás, es muy importante tener siempre a punto nuestro vehículo y realizar revisiones regularmente para anticiparnos a los posibles fallos que se puedan producir. Mantener revisado nuestro coche puede evitarnos graves averías, y por tanto, un susto importante en la factura de la reparación cuando éstas se presenten.

Tanto si quieres mantener tu coche en perfecto estado y pasarle las revisiones pertinentes, como si has notado alguno de estos problemas que te contamos en este artículo, ven a Dupesan, somos tu taller de confianza y en el que mantener tu coche como nuevo.

Comments for this post are closed.