Consejos para viajar en coche en invierno

Tras acabar las Navidades, las fiestas de fin de año y el Día de Reyes, comenzamos un nuevo año cargado de nuevos planes y viajes en el calendario. Enero y febrero son los meses más fríos del año, pero ni eso impide que ya estemos planificando una nueva escapada a esquiar, una visita al pueblo para reunirnos con nuestros amigos o por qué no, una visita a cualquiera de las muchas ciudades y pueblos con encanto que tenemos en nuestro país y así poder disfrutar de viajar en coche en invierno.

De sobra sabemos todos que siempre que vayamos a realizar un viaje (sea corto o largo) debemos seguir una serie de recomendaciones y consejos. Pero si vamos a viajar en coche en invierno, tener el coche en buen estado y estar preparado para cualquier inconveniente que pueda surgir, es si cabe más importante aún.

El mal tiempo que nos podamos encontrar en el camino hace que tengamos que tener una especial atención al estado de nuestro vehículo y al nuestro propio. Hoy, en el blog de Dupesan queremos compartir contigo una serie de recomendaciones a seguir cuando vayas a viajar en invierno en coche, de modo que evites sustos o problemas que puedan arruinar tus vacaciones.

 

Prepara tu coche para el invierno.

Es fundamental que cada uno de los elementos de seguridad del vehículo estén en perfecto estado.

  • Revisa el estado de limpiaparabrisas y asegúrate de que limpien correctamente, ya que una mala limpieza puede dificultar mucho la visibilidad en días de lluvia y nieve.
  • Revisa la batería. El frío no se lleva bien con las baterías. El rango de temperaturas ideal de funcionamiento de éstas se encuentra entre los 10ºC y los 40ºC. Solo a través de medidor de intensidad instantánea que verifique cuántos amperios es capaz de suministrar la batería podemos conocer su estado. Ven a Dupesan y nuestros mecánicos la analizarán y te dirán cuál es el estado de la misma y si es necesario cambiarla.  Asegurarás su buen funcionamiento para viajar en coche en invierno sin ningún problema.
  • Revisa los frenos. La lluvia, el frío y la nieve ponen a prueba los frenos de nuestros vehículos y es importante que éstos respondan bien en cada momento. Recuerda que los discos de freno delanteros tienen una duración media de 60.000km, mientras que los traseros tienen una duración media de 120.000km.
  • El estado de los neumáticos. Las ruedas son el punto que nos une a la carretera. Es uno de los elementos más sensibles que debemos cuidar, sobre todo en invierno, cuando las condiciones climáticas pueden ser más adversas. Revisa el dibujo de las mismas y asegúrate de que la presión (en frío) es la adecuada a la carga que va a llevar el coche. Para ello, sigue las indicaciones que marca el fabricante. Un neumático con mucha o con poca presión puede provocar que perdamos el control de nuestro coche y que tengamos un susto o incluso un accidente.
  • No te fíes de la zona geográfica que vas a viajar. Si viajas a la montaña y tienes neumáticos de invierno, perfecto, móntalos. Disfrutarás de la adherencia que éstos transmiten y evitarás la necesidad de montar cadenas en días de nieve. Si no cuentas con ellos, no te preocupes, no pasa nada. Lleva siempre contigo unas cadenas que sean adecuadas a las medidas de tu neumático. Cuando necesites montarlas, recuerda los consejos que te dimos en el anterior artículo del blog.

No te pierdas nuestro próximo artículo. En él seguiremos dándote útiles consejos para que viajar en coche en invierno sea todo un placer.

Comments for this post are closed.