Contaminación en los coches: cómo reducirla

La contaminación es uno de los problemas más graves que tenemos actualmente en el mundo. Los coches, con la emisión de CO2, contribuyen a este problema de contaminación. Sin embargo, no siempre existe una alternativa mejor a este medio de transporte y es necesario su uso. Pero si quieres contribuir a prevenir la contaminación y disponer de un aire más limpio y sano, sigue estos consejos de Talleres Dupesan para reducir, en la medida de los posible, la emisión de gases contaminantes de tu coche.

Para empezar, tenemos que conocer que nuestro vehículo contamina por tres razones:

1.- La emisión de gases que emiten los motores de combustión

2.- El gran consumo de combustible que necesitan los vehículos

3.- Los residuos generados por su reparación o mantenimiento

contaminacion

10 maneras de reducir los gastos contaminantes de nuestro coche

Para reducir al máximo los gases contaminantes que genera tu vehículo, sigue estos consejos:

 

1. No dejes el motor encendido

Si estacionas por más de un minuto, por ejemplo, para esperar a alguien o en un largo atasco, es mejor que apagues el motor de tu coche. Algunos coches nuevos ya incorporan un sistema de apagado de motor automático.

 

2. Evita las aceleraciones fuertes

Las aceleraciones suponen un gasto extra de combustible, lo que genera más contaminación. Trata de mantener una velocidad constante y disminuye la velocidad cuando conduzcas tu vehículo.

 

3. Utiliza la marcha adecuada

Salir en primera, aumentar la velocidad progresivamente hasta introducir segunda y tercera y circula con marchas largas a una velocidad constante para que el motor no se revolucione ni se ahogue y emita menos CO2. En los coches de gasolina hay que cambiar de marcha cuando el coche marque las  2.000 revoluciones por minuto y  en coches diésel entre las 1.500 y las 2.000 revoluciones.

 

4.  Limita el uso de aire acondicionado

Si circulas a baja velocidad, intenta mejor bajar las ventanillas del coche, pues el aire acondicionado gasta nu 20% más de combustible. Por el contrario, cuando circules a altas velocidades, es mejor encender el aire acondicionado que llevar las ventanillas bajadas, pues eso hace que el vehículo tenga menos aerodinámica y precise de más combustible. Además, utilízalo únicamente cuando sea realmente necesario, no abuses de él.

 

5. Reduce la carga de equipaje

Cada 100 kilos de peso que depositamos en nuestro coche su consumo de gasolina asciende un 5%. Por ello, intenta no utilizar el maletero como lugar de almacenaje y trata de no llevar el coche lleno. El propio peso del vehículo ya aumenta el consumo de combustible, por lo que un vehículo grande contaminará más que uno pequeño.

 

6. Revisa la presión y estado de tus neumáticos

La presión de los neumáticos y el estado y profundidad de la banda de rodadura influyen en el consumo de combustible del vehículo. Una resistencia alta de los neumáticos puede aumentar hasta en un 20% el gasto de combustible. Por tanto, revista periódicamente el estado y presión de tus neumáticos, sobre todo, cuando te vayas de viaje y lleves el coche con mucho peso en un trayecto largo.

 

7. Mantén tu vehículo en buen estado

Los gases de tu coche son expulsados por el tubo de escape. Revisa que esté en perfecto estado para no aumentar la emisión de estos gases.

También es importante mantener limpio el sistema de inyección y el filtro de aceite para que tu motor esté bien lubricado y contamine menos.

 

Lo ideal es utilizar el vehículo personal lo menos posible y, si puede ser, compartirlo para disminuir la generación de gases contaminantes. También se recomienda tener un coche eléctrico o híbrido. Pero cuando todo esto no es posible, es importante al menos seguir estos consejos para ayudar a contaminar menos y ahorrar en combustible.

Nos vemos en el siguiente post 🙂

 

La contaminación nunca debería ser el precio de la prosperidad

Al Gore

 

 

 

 

 

Comments for this post are closed.