Cuatro hábitos que pueden estropear tu coche

De sobra es sabido que muchas veces lo barato sale caro, y también es igual de cierto, que muchas otras veces tratamos de ahorrar en ciertas decisiones más económicas, pero a la larga nos damos cuenta de que no han sido soluciones “tan económicas”.

Con el coche pasa lo mismo. Muchas veces por ahorrarnos unos cuantos euros llevamos nuestro coche a un amigo en lugar de un taller oficial o conducimos de una manera determinada. Pues bien, en nuestro artículo de hoy te contamos cuatro hábitos que pueden estropear tu coche por ahorrar:

hábitos que pueden estropear tu coche

 

  1. No cambiar los neumáticos cuando han llegado al fin de su vida útil.
    Mucha gente decide no cambiar sus ruedas cuando ya han llegado al momento marcado por los fabricantes para cambiarlos. A priori alargarlos puede parecer una medida de ahorro, ya que no tenemos que invertir en unas nuevas gomas, pero estirar los neumáticos puede suponer un accidente mientras conducimos, que, como imaginarás, puede salir muy caro.
  2. Conducir con marchas largas
    Este es sin duda uno de los mitos más extendidos entre los conductores. Es cierto que conducir a bajas revoluciones y con marchas largas ahorra combustible, pero siempre depende del tipo de motor que tenga nuestro coche. Si conducimos a demasiadas bajas revoluciones estaremos exigiendo al motor, y a largo plazo, dañándolo.

    Recuerda, los motores diesel su zona óptima de trabajo está entre las 1.500 y 3.000 rpm, mientras que los motores gasolina suelen moverse en torno a las 2.000 y 3.500 rpm

  3. Apurar el depósito de gasolina
    Otro clásico entre los conductores es el tratar de exprimir al máximo la reserva del depósito de combustible, bien por pereza o bien por falta de liquidez por el momento del mes en el que estemos.

    Esto, además de poder suponerte una multa si te quedas tirado, supone un esfuerzo para tu coche. Obligas a la bomba de combustible a realizar un esfuerzo mayor para absorber la gasolina, puede formar burbujas de aire que impidan su correcta refrigeración. Además, puede obstruir los conductos con sedimentos que se forman con el tiempo en el fondo del depósito.

  4. Ahorrarse dinero en el taller.
    Como ya anticipábamos al principio del artículo, este es uno de los mayores problemas que puede comprometer a nuestro coche. Un mal mantenimiento, sin cambiar el aceite a su debido tiempo o utilizando materiales o repuestos de baja calidad solo tiene un desencadenante: Un mal final para tu coche. Problemas de motor, problemas de carburación, o cualquier otro tipo de avería más o menos grave que te puede dejar una temporada sin tu vehículo.

 

Estos son algunos de los malos hábitos que pueden estropear tu coche y que tenemos los conductores españoles en cuanto a lo que el ahorro en nuestro coche se refiere. Pasa las revisiones a tu coche cuando es debido y tenlo siempre a punto, es la forma en la que ahorrarás y extenderás su vida útil.

En Dupesan cuentas con tu taller de confianza para dejar tu coche siempre en perfecto estado. Sea una revisión, un problema de chapa, un problema eléctrico o algún fallo mecánico, ven a nuestros talleres y deja tu coche en buenas manos.

Comments for this post are closed.