Descubre la evolución de los sistemas de ayuda al aparcamiento

¿Recuerdas cuando te estabas sacando el carnet de conducir y el profesor de autoescuela te dijo que aparcases por primera vez? No contábamos con ningún sistema de ayuda al aparcamiento, tan solo con las indicaciones de nuestro profesor. Sudores fríos, tembleque en las piernas… y tras 3 o 4 intentos, teníamos el coche aparcado.

De una manera u otra, aparcar ha sido uno de los quebraderos de cabeza de muchos conductores y por eso la industria automovilística está poniendo todo su esfuerzo en hacernos cada día más fácil esta tarea. En este artículo te contamos como está cambiando la tecnología en los sistemas de ayuda al aparcamiento.

 

evolucion de los sistemas de ayuda al aparcamiento

 

Sensores de aparcamiento.

Fue el primer sistema de ayuda al aparcamiento que surgió en el mundo del motor, y un gran avance e innovación para muchos de nosotros. Su funcionamiento se basa en la tecnología ultrasónica y se instalan en los parachoques de los coches, de manera muy disimulada. Analizan el entorno y miden la distancia entre nuestro coche y los obstáculos que hay cerca. En función de ésta, nos avisan con un pitido intermitente, que se hace más seguido cada vez que nos acercamos al obstáculo.

Los sensores de aparcamiento se mantienen hoy en día en la mayoría de los vehículos que se producen, con la mejora de que se suele incorporar en el display del coche un esquema gráfico con colores (verde, amarillo y rojo) en función de la distancia al obstáculo.

 

Cámaras de movimiento en las maniobras

Un paso más en los sistemas de ayuda al aparcamiento fueron la aparición de las cámaras de marcha atrás y 360º. Su impulsor fue Nissan, y poco a poco lo van incorporando más marcas en sus modelos. Este sistema muestra imágenes del alrededor del vehículo, incluyendo en muchas ocasiones vista aérea, que nos completa la información de los pitidos de los sensores. Nos ayuda a ver qué peligros hay en nuestro entorno cuando maniobramos y nos evita mucho golpes y rasguños en el aparcamiento.

Algunos modelos incluyen también líneas de guía de la maniobra, que te van indicando la trayectoria de tu vehículo si continúas con el giro de volante que tienes en cada momento.

 

Asistencia al aparcamiento

Fue el primer paso hacia lo que ya tenemos entre nosotros: el aparcamiento autónomo. En sus inicios tenía grandes problemas para detectar objetos que no fueran grandes, y tanto acelerador como freno debían ser controlados por el conductor. Sin embargo, supuso un gran avance en el mundo de los sistema de ayuda al aparcamiento.

 

Aparcamiento autónomo

El sueño de mucho conductor novel que el coche aparque ya ha llegado. Con esta tecnología basta con ponernos en situación de aparcar delante de un sitio y el coche hará casi todo por nosotros, incluyendo el cambio de marchas que sea necesario. Además, activan el freno de mano por nosotros una vez que se ha completado el aparcamiento.

 

La tecnología nos aporta mayor comodidad y facilidades a la hora de conducir, pero siempre hay que usarla para ayudarnos, no para hacernos olvidar destrezas y manejos básicos. Es importante que estemos preparados para poder conducir cualquier tipo de vehículo, ya que no sabes cuando y por qué te va a hacer falta aparcar solo, y te puede salvar de más de un apuro.

Comments for this post are closed.